INTRODUCCIÓN

El momento que vivimos implica superar un reto enorme. Es un desafío en el desarrollo de oportunidades para la humanidad. Las dificultades enfrentadas implican una acción colectiva en términos de adaptación, de disrupción, generando escenarios de crecimiento y de construcción.

El sector cultural colombiano y del mundo antes de esta pandemia no había sufrido una dislocación tan grande. Y en buena medida porque la cultura nunca fue un sector económico sólido en la vida de las personas, ni las industrias creativas habían tenido un desarrollo como el actual.

En este momento, solo Colombia, tiene alrededor de 5.600 infraestructuras que se encuentras cerradas: bibliotecas públicas, salas de cine, museos, cientos de establecimientos que incluyen galerías, circos, espacios independientes, escuelas de música, escuelas de danza, auditorios, teatros, entre otros.

Estas cifras tan dolorosas no son para lamentarnos sino entender que las crisis son oportunidades: La primera, ha sido generar una consciencia colectiva al evidenciar que nuestra cultura está mucho más conectada con las actividades económicas. Nos ha obligado a entender que las cadenas de valor se afectan cuando hay una contracción en el gasto, en la que impacta no solamente al productor o al empresario que vende el bien cultural, sino que afecta a toda la cadena de creación, es decir, cuando las salas de cine sufren por el cierre, sin venta de boletería, también se afectan los que venden las crispetas, los artistas, los técnicos, inversionistas, guionistas, directores.

Segundo, nos hemos dado cuenta que estamos expuestos digitalmente al “coco” de la transformación digital, evidenciando la necesidad de adoptar nuevas prácticas y habituarnos a la innovación tecnológica.

Estos dos hechos, resaltan la importancia de la centralidad de la cultura en nuestras vidas. En tiempos de crisis podemos omitir ciertas comodidades, pero pasarla sin música, libros, películas, sin arte, no es lo mismo, y nos lleva a afrontar nuestro desequilibrio con tres grandes palabras:

Sanación. Las sociedades están sufriendo porque los cambios generan heridas especialmente aquellas desarrolladas por el miedo y el distanciamiento. La cultura se vive con cercanía, se vive en grupo. Precisamente es la cultura la que nos guía en esa sanación porque necesitamos recuperar la confianza, entender que hemos aprendido a soltar, a abandonar. A recuperar y abrazar lo ganado. Algunas no nos gustarán al principio sin embargo en la medida que nos acostumbremos a ellas, nos haremos mejores al adoptarlas.

economia-naranja

Transformación. Requiere como base una buena financiación y acompañamiento a los creadores y emprendedores. Una mentalidad de adopción a las recientes tecnologías potencia lo que hacemos creando nuevos mecanismos de comunicación. Aquí también la cultura juega un papel importante en enseñarle a la sociedad cómo hacer la transformación, no solo con conciertos en línea o de vender más por canales digitales. La sociedad adoptará elementos con patrones culturales para su crecimiento digital en escenarios financieros, comerciales, o en otros aspectos.

Memoria. La cultura sucede por quienes somos, por nuestra identidad asociada a nuestro patrimonio material, museos, parques arqueológicos, parques naturales, gastronomía, carnavales, artesanías, entre otros.

Es muy importante que esa sanación y esta transformación se elaboren con base en la memoria afectada y evolucionada en lo digital, haciendo más palpable la transcendencia de nuestra autenticidad en el mundo de la poscrisis.

* Adaptación de la introducción realizada por Felipe Buitrago Restrepo, Viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja en el Webinar Economía Naranja: Visión en Iberoamérica de la Economía Creativa. Análisis de la importancia de la Economía Naranja en la región iberoamericana. Expertos, representantes de gobiernos, organizaciones empresariales, instituciones y empresas analizan su futuro. Facebook, jueves 7 de mayo de 2020

El Viceministerio de la Creatividad y la Economía Naranja ha rediseñado su oferta de estímulos para la segunda fase, a fin de responder a varios de los impulsos que requiere el sector en la consolidación de herramientas para apoyar las nuevas iniciativas en la preservación y promoción del arte y la creatividad, fomentando nuevas formas de asociación, fortaleciendo las estrategias de producción y comercialización, implementando planes de sostenibilidad de infraestructuras culturales, así como la incorporación de herramientas digitales para lograr una mayor adaptación los retos actuales.

En esta segunda fase los ganadores de las convocatorias Naranja seguirán portando el Sello Colombia Crea, como una distinción a la contribución, promoción y generación conjunta de procesos de innovación pública para las industrias culturales y creativas.

economia-naranja
economia-naranja

Se invita a creadores, gestores, emprendedores, empresarios e instituciones, a ser parte de la primera red virtual de Economía Naranja, en la cual se pueden encontrar los diferentes agentes para la generación de oportunidades y fortalecimiento de las redes intra-sectoriales, además de recibir beneficios de la iniciativa denominada “Yo me quedo con mi negocio”. También acceso gratuito al sistema internacional de Códigos de Barras (GS1), aceleración digital e incursión en comercio electrónico, entre otros.

Para registrar su emprendimiento cultural y creativo debe ingresar a www.compralonuestro.co.

ACTIVIDADES DE LA ECONOMÍA NARANJA

CONVOCATORIAS ECONOMÍA NARANJA 2ª FASE 2020